jueves, 10 de septiembre de 2015

Resurrección


Pasas por una época difícil. Te dices una y otra vez que estás bien, que no te ha afectado tanto, que puedes superarlo. Muestras buena cara y actitud positiva a los que están a tu alrededor. No quieres preocuparles, no quieres que te agobien, no quieres que se den cuenta. Pero en tu interior, lo sientes. Sientes que las cosas dejan de importarte. Dejas pasar los días, uno tras otro, encerrándote en ti mismo. Resguardándote en aquél lugar seguro, sin dejar que nada te afecte. Te distraes con aquellas cosas que te gustan, que son inofensivas, que evitan pararte a pensar en lo verdaderamente importante. Así pasa el tiempo, dejas pasar la vida sin vivir. Hasta que un día ,algo en tu interior, cambia. No sabes muy bien cómo, ni porqué. Es como si con un solo "click" se hubiera encendido el interruptor que permanecía apagado. Entonces, poco a poco, vuelves a ser uno mismo. De nuevo empiezas a mostrar interés por aquello que habías dejado de lado. Una nueva fuerza te impulsa a seguir adelante. Sabes que aún no estás bien, pero vuelves a tener fe, esperanza en ti mismo. Queda un largo camino, es cierto, pero al fin has conseguido ponerte en pie, ahora solo tienes que avanzar. 


No hace falta decir mucho más. Este pequeño escrito expone los motivos por los que he estado desaparecida del blog durante un año. Después de tanto tiempo he sentido ganas de volver. Pero en el transcurso de este año han pasado muchas cosas (resinilmente hablando) que simplemente no podía resumir en una sola entrada. También sentía que el propio blog estaba desactualizado en muchos de los perfiles e historias, pues con el tiempo también habían ido evolucionando. Así que al final decidí que era mejor hacer "borrón y cuenta nueva". Eliminando todos las entradas anteriores y dando una imagen al blog. Creo que es un cambio positivo que refleja un poco como me siento en estos momentos. Después de una mala época, resurjo cual ave fénix, con nuevos objetivos y proyectos.

Tengo nuevos planes para el blog. El primero ha sido el cambio de look. Quería darle un aspecto más colorido. Alejarme un poco del negro, que aunque me parece un color elegante, necesito darle color a mi mundo. Así que me he decantado por este tono morado, que aunque no es la alegría de la huerta, me gusta. Quiero volver a presentar a mis resinosos, mostrando algo más de su carácter y, sobretodo, de sus historias. Pero para no saturar (sobretodo a mi misma) lo haré de uno en uno, con calma. Empezaré por la que sin proponérselo se ha convertido en mi ojito derecho: Oleander. Así que en los próximos días empezaréis a conocer más sobre ella.

4 comentarios:

  1. Bienvenida de nuevo! A veces es mejor parar y reflexionar sobre las cosas, así que me alegra saber que vuelves con fuerzas y ánimos renovados.

    Me gusta el nuevo aspecto del blog. Es curioso de cómo el estado de ánimo puede afectar a algo tan simple como es el diseño de un blog, a mí me pasó algo parecido. Aún así, el diseño sigue siendo elegante y bonito. Me gustará ver qué nuevas novedades vas presentando por aquí.

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. De momento me quiero centrar en presentar (de nuevo) a mis pequeños. Quizá explicar alguna curiosidad de ellos, como de dónde vino la idea de su personaje y cosas así. Si me pongo a pensar me vienen mil cosas que quiero hacer. Pero prefiero centrarme en una sola, que si no se volverá un caos.

      Eliminar
  2. Bienvenida de nuevo a los blogs ^^ ya has visto que el mío sigue en construcción porque por desgracia soy bastante negada para estas cosas, pero es muy divertido presentar tus nenes y objetivos a los demás.
    El aspecto nuevo del blog me gusta mucho, pega mucho contigo porque tengo asumido que el color morado te gusta, ahora parece mucho más tuyo que antes. A ver qué novedades nos presentas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, poquito a poquito hay que ir haciendo. El aspecto del blog ha quedado así, porque de las plantillas que había era de las pocas que me gustaba XD

      Eliminar